La censura y los motores de búsqueda

¿Qué se esconde detrás de un motor de búsqueda? Algoritmos y más algoritmos que acaban resultando en una cantidad inimaginable de resultados en cualesquiera que sean los motores de búsqueda que se empleen para encontrar aquello que se desea a través de la web.

Pero, ¿hay trampa?

En las últimas semanas han aparecido ciertas noticias relacionadas con estos buscadores, a los que también se podría llamar “filtradores”. Puesto que no hacen otra cosa, que no es poco, que seleccionar aquella información que se acerca lo más posible a la búsqueda de interés del usuario. Pero realmente, cuáles son los filtros empleados, quién asegura que no existe detrás de esta selección una manipulación de terceros que esconda aquellos resultados que no interesen a quien se esconda detrás de las trabas que se ponen a cada uno de los motores de búsqueda existentes.

Manipulación o no

La realidad no es difícilmente demostrable. Más allá de países totalitarios, que cierran sus fronteras virtuales a los resultados a los que no quieren que sus ciudadanos tengan acceso y que además lo pregonan a los cuatro vientos, también hay países o gobiernos que hablan de democracia en la red y la realidad es bien diferente. Esta censura más que extendida en algunos países árabes o asiáticos, donde el gobierno prohíbe a los buscadores mostrar el resultado de búsquedas real. La censura por tanto es una manipulación de ese filtrado de resultados, que depara una realidad en la Red que tiene que ver con el país desde el que se accede a estos motores de búsqueda.

China, el último ejemplo

El gigante asiático ha sido uno de los casos más sonados. Sobre todo teniendo en cuenta su expansión económica internacional, la apertura de sus fronteras y sus llamadas al exterior como país democrático. Lo cierto es que los motores de búsqueda ya han denunciado las prácticas ejercidas desde el gobierno chino que manipula digitalmente los resultados de los motores de búsqueda más potentes del mundo. La forma de censura del siglo XXI.

La censura y los motores de búsqueda
4.8 (95%) 4 votes