Miel de abeja: Propiedades y beneficios

Miel de abeja: Propiedades y beneficios

junio 28, 2018 0 Por Anduriell

La miel es uno de los muchos regalos dados al hombre por la naturaleza. Es un fluido pegajoso y dulce producido por las abejas en su panal, partiendo del polen de las flores o de la savia de árboles. Desde el periodo mesolítico, el ser humano conoce las propiedades dulzonas y curativas de la miel.

Por ello, creó y perfeccionó el arte de la apicultura: en. Si nunca has probado la miel, aquí enseñamos sus beneficios para animarte a probarla.

Propiedades de la miel

La miel es rica en vitaminas A, E, C, K, B1, B2, B6, niacina, flavonoides, apigenina, pinocembrina, acacetina, carotenoides, glucosa oxidasa, y en ácidos pantoténico, fenólicos, grasos, abscísico, ferúlico. Todas estas vitaminas, proteínas y antioxidantes lo convierten en un alimento completo y sustituto de la caña de azúcar.

La glucosa oxidasa reacciona con la sangre y esta combinación libera peróxido de hidrógeno, sustancia química con efectos anti-inflamatorios, antimicrobianos, y antisépticos. La miel también es usada para combatir síntomas gripales y problemas estomacales, gracias a los antioxidantes que posee.

La versatilidad de la miel se demuestra en su larga perdurabilidad. La miel se conserva naturalmente, debido a su alta cantidad de azúcar y su bajo contenido de agua; el azúcar no permite la formación de bacterias. Sin embargo, siempre es recomendable guardar la miel en recipientes con tapa sellada y lejos de lugares húmedos.

Beneficios de la miel

En dosis controladas, la miel puede ayudar a reducir el colesterol, mejorar el ritmo cardiaco, y catalizar el metabolismo (especialmente durante las noches). Es una herramienta para las personas hipertensas o con problemas de azúcar, ya que una cucharada de miel al día equivale a cinco cucharadas de azúcar refinada. La miel es una fuente de energía calórica.

La miel puede tratar otras enfermedades ajenas a la gripe, como el insomnio, anemia, raquitismo, hidropesía, escorbuto, y vértigo. Sus propiedades antimicrobianas son aprovechadas en la industria cosmética al fabricar mascarillas para la piel y el cabello, que logran combatir el acné y la caspa. La miel es un relajante natural, puesto que favorece la absorción de triptófano (sustancia base en la formación de serotonina).

Toma las precauciones

Como se mencionó antes, el consumo controlado de miel ayuda a reducir el colesterol, la presión alta, y bajar de peso; sin embargo, debes recordar que la miel sigue siendo azúcar, y el exceso de toda azúcar genera los efectos opuestos.

Tampoco pienses en suministrar miel a bebés menores de 1 año, puesto que la combinación de su glucosa con los jugos gástricos no ácidos del infante crean el ambiente perfecto para el crecimiento de las esporas causantes del botulismo, debido a que dichas esporas sí logran sobrevivir en la miel (la miel en venta de los supermercados pasa por un proceso de limpieza para eliminar las esporas).

¿Cómo sabes si la miel que posees es miel pura?

Aunque no lo creas, existen empresas meleras cuyo producto es una “miel pirata”, aquellas que están fabricadas con más agua de lo normal, o que sólo es azúcar derretida con colorante amarillo.

Hay tres métodos eficaces de saber si la miel que compraste es de buena calidad o pirata: el primero consiste en revisar los ingredientes grabados en el frasco o botella, y buscar algún indicio de glucosa comercial. De tenerla, ya sabes que tu miel es pirata.

El segundo implica asegurarte que tu miel pueda solidificarse: las mieles puras se endurecen con las altas temperaturas, mientras que las mieles modificadas poseen algún químico que conserva su elasticidad, aún dentro de un congelador.

El tercer método igual a un experimento de química: debes colocar una cucharadita de miel dentro de un vaso de agua, y observar si la miel se mantiene unida o se dispersa. La miel pura es igual de densa que el aceite, y el agua no puede destruir a ninguno de los dos por sí solo.